Solidaridad y ciudadanía: ¿Mundos paralelos o conectados?

lunes, junio 20, 2016

Por Roberto González, doctor en Psicología Social de la Universidad de Kent, Canterbury, UK y director alterno de MIDE UC, y Siugmin Lay, psicológa de la Universidad Católica y estdiante de doctorado en Royal Holloway, University of London.

Una de las principales características que nos atribuimos como chilenos es la de ser solidarios. ¿En qué nos basamos para sostener esto? En principio podríamos atribuirlo simplemente a nuestros valores, a un rasgo nacional o al hecho de que estamos expuestos al influjo de las campañas de ayuda que se organizan en torno a los múltiples desastres naturales que azotan a nuestro país o las campañas que nos recuerdan que existen muchos compatriotas en necesidad, como las que organiza América Solidaria, TechoChile, del Hogar de Cristo o la Teletón. Esta creencia, sin embargo, tiene una explicación más compleja. Nuestros valores y el efecto de las campañas importan, pero hay bastante más.

Roberto González G

Roberto González, Psicólogo UC. Doctor en Psicología Social de la Universidad de Kent, Canterbury, UK. Profesor titular de la Escuela de Psicología UC. Director Alterno de Mide UC. Investigador Principal del Centro de Estudios de Conflicto y Cohesión Social (COES).

Mide UC de la Pontificia Universidad Católica de Chile, a través de su encuesta Foco Ciudadano, ha presentado el tercer Índice de Solidad de los chilenos, el que nos ha permitido constatar que las conductas de ayuda también se relacionan con aspectos de la esfera psicosocial y política. Partamos por decir que, en comparación con las dos mediciones anteriores, se constató una caída significativa del Índice de Solidaridad, particularmente explicada por un descenso de las donaciones materiales y de tiempo personal. La donación de dinero, sin embargo, se mantuvo relativamente alta y similar a lo observado previamente.

En este escenario de un bajo Índice de Solidaridad, la encuesta Foco Ciudadano reveló una relación positiva entre el involucramiento ciudadano y las conductas de ayuda. Nos preguntamos ¿ayudan más los chilenos que participan o se involucran activamente en la vida cívica? y ¿qué ocurre con los que se muestran desencantados y alejados del sistema político? Constatamos que cuando los ciudadanos más participan en el sistema democrático, votando en las elecciones, interesándose en los temas políticos que se discuten o percibiendo que pueden influir en el sistema político, más exhiben conductas de ayudas. Es decir, el compromiso cívico se corresponde con las conductas de ayuda. Esto reafirma la importancia que tiene la formación ciudadana para promover la cohesión social en Chile. Comprender el funcionamiento del sistema político nacional y ejercitar los roles propios de la democracia, participando en las elecciones, expresando puntos de vistas con respeto, entre otros aspectos, no sólo fortalece la democracia, pues a través de ello los ciudadanos también adquieren más conciencia de la importancia de atender y resolver los problemas que aquejan a los más desfavorecidos, promoviendo las conductas de ayuda. Por lo demás, es importante considerar que esta relación también puede darse en la otra dirección, es decir, el involucramiento en campañas de ayuda y voluntariado podría también estimular la participación de los chilenos en el sistema democrático.

Por tanto, la solidaridad y el desarrollo cívico pueden conformar un círculo virtuoso, que potencie las capacidades de nuestra sociedad para hacerse cargo en forma responsable, democrática y constructiva de los problemas que la aquejan. Nuestros resultados reafirman la importancia de impulsar la formación cívica en nuestro sistema escolar, demostrando la convergencia entre el fomento del bien común a través del sistema democrático y la solidaridad. Un país más solidario buscará proteger y valorar su sistema democrático como fuente esencial de cohesión social.

escrito en: MideUC Opina |