El 18 y 19 de septiembre se realizará la campaña “¡Vamos chilenos! Cuídate del coronavirus, contágiate de solidaridad” impulsada por la Universidad Católica de Chile y el animador Mario Kreutzberger, que busca recaudar fondos e ir en ayuda de las personas mayores a través de la Fundación Conecta Mayor, entidad creada por la UC con el propósito de diseñar e implementar programas de intervención social a nivel nacional, que cuenta con la participación del académico Roberto González y la investigadora de Mide UC, Siugmin Lay. Ambos con un rol preponderante, tanto en el desarrollo de la campaña como en la creación de la Fundación.

Con lo recaudado, y en conjunto con municipalidades de todo Chile, la campaña buscará llegar, en una primera etapa, a 50 mil personas mayores de 80 años que vivan solas y que se encuentran entre el 40% más vulnerable de la población. Ellas recibirán un kit que consiste en un dispositivo tecnológico, similar a un teléfono inteligente, pero con funciones simplificadas y con una interfaz muy sencilla de utilizar, para que los adultos mayores puedan conectarse rápidamente con CM-VIRTUAL -Conecta Mayor Virtual- un centro de asistencia en línea. En una segunda fase, si la recaudación de fondos lo permite, se espera llegar a unos ochenta mil adultos mayores en total.

Roberto González, director alterno de MIDE UC, explica que hace unos meses, cuando comenzó la pandemia por Covid-19, nació la idea de apoyar a los más vulnerables, a quienes más lo necesitaran. “Esta campaña nos centra en el bien común, que es uno de los ejes de la cohesión social. Necesitamos algo que nos integre como sociedad, que nos saque de la polaridad en que nos encontramos”, señala el académico, parte del equipo que promovió la iniciativa.

Por su parte, la investigadora del Centro de Medición MIDE UC, Siugmin Lay, explica que un prejuicio muy común a la hora de hablar de adultos mayores es el “edadismo”. Esto es, “debido a su edad avanzada, los solemos asociar a enfermedades o al deterioro físico y cognitivo, que son incapaces de aprender cosas nuevas, menor creatividad, lentitud en la toma de decisiones, poco productivos, que no pueden valerse por sí mismos. La gente no se da cuenta de que tiene estas creencias asociadas a las personas mayores. Pueden tener algo de razón en algunos casos, pero el deterioro cognitivo, sensorial, intelectual y físico de una persona puede comenzar mucho antes de los 60 años. No necesariamente está sujeto a cumplir una edad determinada”, afirma la investigadora. El problema de estos estereotipos es cuando se actúa en base a ellos y se asume que esta es la realidad para todas las personas de ese grupo.

¿Qué se puede hacer ante esta situación? La respuesta pasa por la “cura social”, es decir, generar vínculos significativos con otras personas, redes de apoyo y un sentido de pertenencia a la comunidad. “Pensar que las personas mayores son parte de nuestro grupo, hace que rompamos el estereotipo”, dice Siugmin Lay. “Se trata de generar un cambio social: visibilizar a las personas mayores en toda su diversidad, darles espacios, integrarlas. No solo son sujetos de beneficios, ellas saben mucho y nos estamos privando de su conocimiento”, añade.

Eso es precisamente lo que busca la campaña ¡Vamos chilenos! “Elegimos a los mayores de 80 años, primero, porque es un grupo que tiene una conectividad muy baja, muchos de ellos viven solos con escasas redes de apoyo. Eso hace que estén más vulnarables a padecer enfermedades tanto físicas como mentales”, explica Roberto González.

Con lo que se recaude en la campaña, la Fundación Conecta Mayor entregará dispositivos tecnológicossimilares a un teléfono inteligente pero muy simplificado, con una interfaz muy sencilla de usar. Mediante seis botones predefinidos, las personas se podrán conectar con Salud Responde, una central de apoyo con los servicios del Estado y Centros de Salud Familiar (CESFAM), como también tener contacto con al menos dos familiares o personas cercanas y con Carabineros de Chile.

Lee la nota completa aquí 

 

Menú