El 11 de diciembre se realizó el Seminario Internacional ¿Podemos hacer buenas políticas públicas de salud mental sin medición y monitoreo sistemático?, organizado por el Instituto Milenio para la Investigación en Depresión y Personalidad (MIDAP) y el Centro de Medición MIDE UC, con el objetivo abordar la temática de la medición de rutina en la provisión de servicios de salud mental.

El evento online, transmitito vía Youtube (https://youtu.be/rX8WVgFRGw8), contó con la participación de Margarita Alegría, profesora en los Departamento de Medicina y Psiquiatría de la Escuela de Medicina de Harvard; Robert Gibbons, director del Centro de Estadísticas de Salud y profesor de la Universidad de Chicago; y Matías Irarrázaval, jefe del Departamento de Salud Mental del Ministerio de Salud de Chile e Investigador Adjunto de MIDAP, quienes presentaron sobre los avances en medición y el análisis de la información en salud mental.

“Para tener políticas públicas que sean coherentes y realmente eficaces es muy importante que se hagan sobre datos reales científicamente evaluados, y que además las políticas públicas tengan un monitoreo científico en cuanto a su eficacia e implementación. En relación a los hallazgos y conocimientos en salud mental de MIDAP – que tiene por objetivo también crear insumos para políticas públicas en relación a los trastornos comunes en salud mental, dentro de los cuales se incluye la depresión –, es muy importante que esas políticas se hagan basadas en los datos y las condiciones reales de la población, para identificar cuáles son las mejores intervenciones a nivel de prevención y así disminuir el efecto de la depresión. Para eso es necesario que tengamos buenas mediciones de rutina y a eso apunta nuestra alianza con el Centro de Medición MIDE UC, especializados en la medición de diversos fenómenos psicosociales”, señaló Juan Pablo Jiménez, director del Instituto MIDAP. 

¿Qué ha revelado la pandemia sobre la medición de rutina en salud mental? La emergencia por el COVID-19 ha contribuido a incrementar las dificultades de cobertura, acceso y efectividad de las intervenciones disponibles, que ya estaban presentes en nuestro país: Chile mantiene indicadores de prevalencia de problemas de salud mental elevados en comparación a otros países.

Para enfrentar estos desafíos se requiere de estrategias de medición que permitan diagnósticos confiables y útiles para avanzar en el diseño de sistemas de protección a nivel de políticas públicas. Al mismo tiempo, sistemas de medición de alta precisión serán útiles a nivel local para la detección anticipada de problemas y la planificación e implementación de intervenciones basadas en evidencia, orientadas a producir alivio en las personas afectadas por problemas de salud mental.

Los invitamos a ver nuevamente la transmisión:

Menú