El conversatorio ¿Qué lecciones nos deja la pandemia para nuestras prácticas de evaluación del aprendizaje?, realizado online el 5 de abril, reunió a Alejandra Arratia, directora ejecutiva de Educación 2020; Marcia Muñoz, coordinadora de Innovación Académica de SIP Red de Colegios; Rosita Puga, directora Académica de Fundación EducAraucanía y a María Paulina Flotts, directora ejecutiva de MIDE UC.

Las invitadas a este encuentro abordaron y analizaron las prácticas de evaluación implementadas en dos años de pandemia, reconociendo aquellas que resultaron positivas y otras que que, tras la experiencia, es mejor no replicar.

En relación a las buenas prácticas, Marcia Muñoz destacó la diversificación de la evaluación: “nos vimos un poco obligados a renunciar a formatos clásicos de evaluación escrita, de alternativas y otros, y empezamos a trabajar, siendo que había un abanico enorme de opciones, con lo que era el portafolio, los procesos de retroalimentación y las rúbricas. Y la verdad es que eso es algo que destaco, porque sentimos que hoy tenemos que quedarnos con ellos, a los profesores les gustó”.

Una reflexión que coincidió entre las panelistas radicó en la retroalimentación. Al respecto Alejandra Arratia planteó: “Cómo encontrar un equilibrio que sea a la vez efectivo y eficiente respecto a cuánta retroalimentación y a cómo dar la retroalimentación y quién da la retroalimentación. En un principio nos pasaba que todos los pasos van a tener retroalimentación y, la verdad, eso se convierte en algo muy difícil. Puede terminar siendo peor. Y, además, era asumir que la retroalimentación la da solo el profesor y profesora y la da en todos los pasos. Entonces, eso nos hizo remirar cuánta retroalimentación es necesaria, en qué momentos, qué tipo de retroalimentación. Ahí hay un balance que no es fácil (…)  Y también incorporar a otros actores al proceso de retroalimentación”.

Por su parte, Rosita Puga, destacó la importancia del aprendizaje socioemocional y mencionó que este es el “gran regalo de la pandemia”. “Por qué lo espiritual, de convivencia y lo socioemocional no tiene nota, calificación, no se rankea, por qué, cuando es tan importante. Ahora, en este minuto que estamos de vuelta (…) su mayor exigencia va a ser la parte emocional de las personas. La idea es que está cambiando algo que no se valorizaba ni se veía, a lo mejor se valoriza utópicamente, pero no se veía ahí concretamente”, reflexionó la directora académica de Fundación EducAracucanía.

Este conversatorio se realizó un año y medio después de que las mismas expositoras reflexionaran acerca de los ajustes en evaluación implementados, durante la pandemia, permitiendo así una reflexión desde el aprendizaje. El evento forma parte de la iniciativa Aportes para la Evaluación de MIDE UC, mediante la cual el Centro ha generdao una serie de materiales gráficos y audiovisuales para poner a disposición de profesores y directivos de escuelas, colegio y liceos, conocimiento especializado basado en la investigación académica y la práctica docente, acerca de la evaluación de los aprendizajes.

El conversatorio ¿Qué lecciones nos deja la pandemia para nuestras prácticas de evaluación del aprendizaje? puedes vover a verlo en nuestro canal de Youtube.

Menú