Durante un seminario web, este martes 21 de marzo, el Laboratorio Latinoamericano de Evaluación de la Calidad de la Educación (LLECE), de la Oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe (OREALC/UNESCO Santiago), dio a conocer los resultados de la prueba de Escritura correspondientes al Estudio Regional Comparativo y Explicativo (ERCE 2019).

En esta tercera entrega de resultados del estudio en el que participaron 16 países de América Latina y el Caribe, María Paulina Flotts, directora ejecutiva de MIDE UC, presentó los principales hallazgos de la evaluación de escritura a estudiantes de tercero y sexto grado. La prueba consistió en presentar a los estudiantes un estímulo, frente al cual debían producir un texto; estos textos fueron luego valorados a partir de la aplicación de un conjunto de rúbricas que abordaron distintas dimensiones del discurso escrito: dominio discursivo (propósito comunicativo y adecuación a la consigna, género y en sexto básico, además, registro); dominio textual (vocabulario; coherencia global, concordancia oracional y cohesión textual) y convenciones de legibilidad (ortografía inicial y  puntuación). El principal valor del uso de rúbrica radica en que ellas permiten describir los niveles de desempeño posibles encada uno de estos componentes del texto escrito, pudiendo apreciarse entonces la progresión de cada uno de ellos.

Esta prueba fue desarrollada por el Laboratorio Latinoamericano de Evaluación de la Calidad de la Educación (LLECE), de la Oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe (OREALC/UNESCO Santiago), con el apoyo del Centro de Medición MIDE UC de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Los resultados de esta evaluación constituyen un importante insumo para el trabajo pedagógico, ya que de la descripción y el análisis realizados de las habilidades que busca evaluar ERCE 2019 en la prueba de Escritura, y considerando los resultados, se desprenden algunos aspectos que potenciarían no solo el trabajo en el aula, sino aquellos elementos curriculares propios de la enseñanza en cada país y en la región.

En esta ocasión se hizo un lanzamiento de los reportes nacionales que fueron entregados a cada país. Dichos reportes tienen como foco principal los resultados locales, con especial énfasis en cómo se distribuyen los estudiantes en los niveles de desempeño de cada una de las rúbricas. Además, estos niveles se ilustran con ejemplos concretos de producciones de los estudiantes y cada reporte entrega recomendaciones y sugerencias para favorecer el trabajo pedagógico a partir de la información levantada.

“Esta mirada a nivel nacional, donde los resultados se vinculan estrechamente con los niveles de desempeño de las rúbricas de cada indicador evaluado, permite poner el foco en una perspectiva descriptiva y comprensiva de los resultados. Más que comparar países entre sí, esta información que entregamos permite a cada país mirar dónde se ubican sus estudiantes en el continuo de progresión de los componentes de la habilidad de expresión escrita y, a partir de ello, planificar e implementar acciones pedagógicas para movilizar a cada estudiante hacia el logro de las metas esperadas”, señala María Paulina Flotts.