Marytte Peña, Gema Rojas, Marcela Torres y Cristina Rubio, de Docentemás, junto con Alejandra Barrientos de MIDE Internacional, integraron el gran coro de 90 personas que acompañó el acto central de la visita del Papa Francisco a la Universidad Católica.

 

El miércoles 17 de enero, ante casi 3 mil asistentes, se llevó a cabo la visita del Papa Francisco a la Casa Central de Pontificia Universidad Católica. Durante el ingreso del Santo Padre al recinto, un coro de 90 voces interpretó el Gloria de la “Misa criolla” de Ariel Ramírez, desde un balcón de la plaza Juan de Dios Vial del Centro de Extensión. La magnífica interpretación del coro estuvo dirigida por el maestro Víctor Alarcón, académico del Instituto de Música UC, y acompañada por la orquesta de cámara de dicho instituto, además del Grupo Folclórico de la Universidad de la Frontera de Temuco.

Al finalizar la ceremonia, el Papa Francisco fue despedido con aplausos de los asistentes, mientras el coro de la comunidad UC interpretaba el Himno a la Alegría de la “9ª Sinfonía” de Beethoven. Lo que se vivió con gran emoción por los presentes, fue más significativo para quienes cantaban: los intérpretes que se reunieron para esta ocasión y que forman parte del coro de cámara UC, el coro Alumni UC, el coro de estudiantes y el de funcionarios.

Cinco de estas voces son también parte del equipo MIDE UC, y experimentaron los preparativos de la ceremonia y el acto de encuentro con el Papa Francisco, con la certeza de estar vivenciando un hito histórico. Gemma Rojas, analista de Docentemás que participa en el coro de funcionarios desde 2016, reconoce que “Esta presentación tuvo mucho significado para mí porque yo soy católica y, además, fue especial hacerla dentro del ámbito laboral, porque acá se abre un espacio para que uno no solo desempeñe su rol como trabajador, sino que también para desarrollar otras facetas, otras capacidades que están un poco ocultas por el trabajo cotidiano”.

Gemma también rescata del discurso que el Papa dio en la UC, lo que señaló acerca de la importancia de generar espacios donde no predomine lo fragmentado: “Uno no es un robot que se sienta todos los días frente a un computador a hacer cosas rutinarias, sino que también hay que darle un sentido a lo que hacemos, para saber qué impacto tiene en la sociedad. Acá en MIDE UC hacemos hartos trabajos que tienen un impacto importante a nivel social, entonces, pensar bien en cómo va afectar a otros nuestro trabajo, le da otro sentido a lo que hacemos. Hacer tu trabajo con amor también tiene otro impacto en tu vida y en el resto, lo mismo que hacer el trabajo con calidad”.

Marytte Peña, también del equipo de Docentemás, comenzó participar del coro en la misma época que Gemma. Ella declara que esta experiencia fue muy gratificante: “Siento que el hecho de que la Universidad nos considerara para participar en este hito, fue un reconocimiento a la dimensión artística que he desarrollado desde hace un tiempo, y al trabajo que hacemos en el coro. Fue súper emocionante la espera, la preparación y la consagración de la presentación final. El resultado fue muy positivo para un coro tan grande, porque éramos más de 90 personas y sonó bien, y nos aplaudieron harto. Tuvimos la ventaja, frente a los otros números artísticos que se presentaron ese día, de tener una mayor visibilidad y protagonismo”.

Alejandra Barrientos, del equipo de MIDE Internacional, destaca que la Universidad haya dado esta oportunidad a todos los coros, porque estos tienen una función comunitaria. Ella participa desde 2014 en el coro Alumni y, desde su experiencia, relata que “Usualmente va muy poca gente a ver las presentaciones del coro, por lo que fue muy importante para todos los coros participantes contar con un público masivo dentro de la misma casa de estudios, que aprecie el trabajo comprometido que hacemos. El hecho de que estuviera a cargo de la dirección Víctor Alarcón, director del coro de estudiantes UC, permitió que nosotros cantáramos como pares de los otros directores de coros y los profesionales como el coro de cámara. Pocas veces hemos tenido acceso a este nivel de producción”.

Por su parte, Marcela Torres y Cristina Rubio, del equipo de Docentemás, que hace 1 año forman parte del coro de funcionarios UC, también agradecen esta oportunidad. Para Cristina Rubio “El proceso, los ensayos, la exigencia de prepararnos bien y llegar ese resultado, fue genial. Nuestro coro es amateur de modo que no tenemos la técnica vocal que tienen otros coros, así que esta experiencia de estar en un coro profesional fue maravillosa”.

Marcela Torres, señala que “En el momento en que la Ana María Soto, directora del coro de funcionarios, nos dijo que íbamos a cantar ¡Me sorprendí! Para mí fue un regalo de Dios, estábamos muy emocionados. Nunca nos imaginamos que íbamos a cantar frente al Papa, porque nuestro coro es muy bajo perfil. Voy a coro porque me gusta, porque me inspira, porque quiero una mejor vida también, y nos llega este regalo, que –más allá de las creencias- es un hito histórico. Yo vi al Papa Juan Pablo II y, 30 años después, se me presenta esta oportunidad especial para el alma”.

Coro